¿Qué ver en Georgia?

Georgia es un país que no sabemos muy bien donde está y si pertenece a Europa o a Asia, ya que dependiendo a que nos referimos este país se clasificará en uno u otro continente. Destaca hoy en día porque esta en pleno crecimiento económico y en un futuro cercano se dará a conocer mucho más al mundo.

A continuación os dejamos lo que podéis hacer y ver en Georgia.

  • Tiflis: La capital de Georgia, la primera parada al bajar del avión. Visitamos la Catedral de la Santísima Trinidad de Tiflis que se encuentra en lo alto del valle y es realmente sorprendente. Podréis observar que este país está lleno de iglesias por todas partes. Otro punto de interés es la Fortaleza de Narikala. Si os gustan las antigüedades hay un pequeño mercadillo llamado Dry Bridge Market donde podéis encontrar todo tipo objetos antiguos sobre todo de la URSS.
  • Kazbegi: Dirección Kazbegi, paramos en una iglesia que viene de paso y varios miradores: La Fortaleza de Ananuri, una pequeña fortaleza que se encuentra en un pequeño valle al lado de un rio, aunque también os comento que cambian mucho las vistas dependiendo de la época del año que vayáis, nosotros fuimos en marzo y las vistas no son para nada las que aparecen en google. A 125km de Tifilis tenemos el mirador de Gudauri View Point con unas vistas increíbles y unos murales soviéticos antiguos, un poco antes hay otro mirador muy bonito compuesto por unas pasarelas y unos círculos que forman una cruz . Y finalmente nos encontramos la Iglesia de La Santísima Trinidad de Gergeti, para nosotros el mejor sitio de toda Georgia, ya que desde arriba podéis observar todo el valle y la ciudad de Kazbegi desde arriba juntamente con las montañas nevadas, estáis obligados a subir hasta arriba, subimos con nuestro coche de alquiler sufriendo un poco con la nieve, y ya casi en el final nos tocó dejar el coche en un lado de la carretera y subir el último tramo andando, también he visto que hay 4x4 que salen desde la ciudad y te suben y bajan por 25 laris (unos 8,5€) por persona.
  • Mtskheta: nuestra tercera noche fue en esta ciudad, la antigua capital del Reino de Georgia entre los siglos III a. C. y V d. C. donde destaca la catedral de Svetitskhoveli.
  • Gori: esta ciudad es famosa por ser la ciudad donde nació Stalin el dictador soviético, secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética. Hay un museo de él, el cual no pudimos visitar porque estaba cerrado por el coronavirus. También fuimos a Vardzia se trata de una ciudad medieval excavado en una montaña rocosa construido en 1185, es muy sorprendente cómo se pudieron hacer esas excavaciones en esa época. Nuestro segundo sitio favorito de Georgia su precio unos 15 laris (unos 5€).
  • Batumi: el pequeño Nueva York de Georgia, el punto de interés vacacional de los georgianos situada en el Mar Negro, haciendo frontera con Turquía, es una ciudad llegan de rascacielos y luces. Nos dijeron que en febrero hay unos movimientos de aves realmente alucinantes en Batumi, sin duda una de las cosas más espectaculares que se pueden ver, os dejamos algunas fotos.
  • Borjomi: esta ciudad destaca por sus termas de azufre y manantiales. Nosotros visitamos Borjomi Sulfur Pools con un paseo con unas buenas vistas de naturaleza y baños, el acceso no es muy bueno ya que hay que caminar unos km para poder llegar y su precio es de 5 laris (unos 1,5€). También nos recomendaron ir a Borjomi Central Park. Finalmente acabamos nuestro último día en un SPA en el hotel de Crowne Plaza Borjomi, el mejor hotel de la ciudad donde pudimos disfrutar de unas horas de piscina, saunas, gimnasio, baños turcos, y relax muy gratificantes por 60 laris (unos 20€), a parte puedes contratar todo tipo de masajes que rondan los 35€ dependiendo de lo que quieras.

Con esta ruta terminamos nuestro Trip en Georgia, fue un poco intenso con muchos km de coche, os recomendamos pasar unos días más en Kazbegi para poder disfrutar de la naturaleza y desconectar del mundo. Por la zona de Kazbegi también habían estaciones de esquí para los amantes de nieve, nosotros no pudimos ir por nuestra apretada agenda, pero las pistas tenían buena pinta.